lunes, 29 de abril de 2013



EL REY DEL MOTE CON HUESILLO
Yo no se si tiene corona, pero siempre me lo imagino Redondo y arrugadito, bañándose todo el día en un Jacuzzi heladito,  con agua de color canela, rodeado de cientos de pequeñas y coquetas muchachas andinas, amarillitas y más chiquitas  que él, que poco a poco se van ahogando y van quedando en el fondo, mientras el rey nada y flota feliz encima de ellas, todo esto cuando el sol está bien fuerte y lo único que te puede quitar la sed, es ver la miseria del rey y sus subditas ahogándose en un fresco y riquisimo vaso de mote con huesillo!

Quiero protestar
La vieja va caminando muy elegante, se contonea por el paseo Ahumada como pavo real, lleva un abrigo de piel blanco como de focas bebé. Con los compañeros estamos desde las 11 en pie de Guerra con nuestros carteles y consignas por los derechos de los animales, yo me adelanto a la vieja y le lanzo un tarro de pintura! Los compañeros aplauden! Se escuchan unos pitos, son los pacos que vienen por nosotros! recogemos las cosas y nos refugiamos en un Mcdonalds, estoy contando las lucas, para ver si me alcanza para una doble con queso!


Los telépatas
Lo incomprensible, lo tabú ha sucedido en el metro, pese a las advertencies de todo el régimen que obliga a los ciudadanos a guardar sus miradas y ausentarse de la presencia de otros a través de celulares y dispositivos tecnológicos mientras comparten transportes y espacios públicos, un brusco movimiento obligó a un hombre joven a sostener a una mujer, de ese contacto surgió lo prohibido, el hombre pronunció una palabra y la mujer le respondió
Las autoridades al momento siguen investigando, pero el efecto parece ser contagioso.

miércoles, 21 de julio de 2010

SOLENOIA




Anoche casi te atrapo, me cortabas la circulación en las piernas y me asfixiabas al mismo tiempo. Pude despertarme y levantarme, me arrastré a escupir al baño algo que pensé era un chicle. Ahora vuelvo a dormirme y tus ojos silenciosos me observan, pero esperas a que cierre los ojos o a que me voltee para dejarte ver.
El otro día estoy seguro que fuiste tú quien dejó encendida la tetera, o incluso eres tú quien borra mis mensajes en la contestadora. Ahora temo dejar solo el café porque el otro día tú lo llenaste de azúcar sabiendo que padezco diabetes.
Temo cerrar los ojos, pero estoy tan cansado, te siento junto a mi, imitas mi respiración para confundirme, mientras me duermo siento poco a poco tus frías manos acariciarme otra vez el cuello.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Insanamente juguetones


Juegas a asfixiarme? Antes era nuestro juego favorito. Te ponías azul y a veces te hacías la muerta, pero no te resultaba porque te reías como una loca. Otra veces me atabas las manos hasta que perdía la sensibilidad, luego me pinchabas con las agujas. Lamias la sangre con tu lengua o me hacías pintar con ellas las paredes. Pero ahora pareces tan callada, me miras transparente desde la puerta y me señalas con el dedo. Yo me duermo y pienso que es un sueño y tú vienes, fría como la indiferencia y me lames tan sensual como la primera vez y me tratas de confundir, haces que desvíe mi atención para que despeje mi cuello. Yo sé cuál es tu juego, lo que no sabes es que siempre espero que se te pase la mano y el juego se torne en tragedia.

NOCHE EXTRAñA



Tú nos veías besándonos y sabía que te morías de envidia, yo lo amaba y creí que tú perdonarías todo eso. Él, absorbente como un niño, caótico y desequilibrado como un rock pesado. Creí que lo podía controlar con mi amor y mis caricias. Pero me dormí, sólo un momento, estaba descansando los ojos y cuando los abrí se había tomado todas las pastillas del botiquín, bebido todo el alcohol de la casa y se había llevado la poca cordura que te quedaba.

miércoles, 27 de enero de 2010

OJOS DE LOBO QUE HIPNOTIZAN EN EL DESIERTO


Miro tu silueta como un horizonte pálido que se ilumina con la luna, contrastas con los destellos de la televisión encendida. Hace rato que te quedaste dormido. Es muy tarde para que regreses a tu casa. Apago la tele y cierro los ojos para pensar en otra cosa, trato de luchar conmigo mismo, no es tu culpa que me sienta atraído. No te quiero forzar a nada. Me doy vuelta e intento dormir.
En sueños siento tus manos explorando debajo de las sábanas, intento hacer como que no me doy cuenta. Me despiertas con un beso inesperado, luego me miras con tus ojos de lobo y me juras que sólo es sexo y nada más, que los mejores amigos saben superar cualquier cosa.